Hoy volvemos a ser niños, estirados en los asientos de atrás del coche, mientras conduce nuestro padre y nuestra madre es el copiloto. En esta posición, sólo vemos la parte de arriba de los árboles, de las farolas, de los camiones y autocares que circulan en sentido contrario y las nubes.

Iniciamos este Blograma escuchando sonidos de agua y nos preparamos para recibir, en unos 22 días, el verano que, según modelos meteorológicos europeos y americanos, no va a llegar.